info@gestalt-dromos.com 959 46 90 86 | 685 60 77 29

Terapia individual

Terapia individual

La terapia individual es un espacio indicado para el abordaje de cualquier problemática concreta que provoque sufrimiento o malestar significativo. Problemas relacionales, conflictos laborales o familiares, adicciones, depresión, miedos, obsesiones, problemas de alimentación, etc… También es un lugar adecuado para todo/a aquél/aquélla que esté interesado/a en su propio crecimiento personal, con el fin de superar las limitaciones que impiden pasar del apoyo externo al autoapoyo. Resulta también aconsejable cuando el tratamiento requiere poner especial énfasis en la elaboración biográfica del/de la paciente. Es decir, cuando la persona necesita, en mayor medida de lo habitual, integrar, revisar y elaborar épocas especialmente dolorosas y conflictivas de su vida.

La Terapia Gestalt nos invita a profundizar en el mundo interior de cada uno/a, a asumir responsabilidades en nuestra vida, en nuestro momento actual, a indagar en nosotros/as mismos/as para lograr entender por qué repetimos la misma forma de actuar y nos encontramos con los mismos problemas a lo largo de nuestra vida, qué sentido tiene esto para cada uno/a de nosotros/as, para nuestra vida. En este sentido, no hace falta estar “enfermo” para participar en un proceso de Terapia Gestalt. Se trata de recorrer un camino, un viaje por la historia de vida de cada persona, que facilita el acceso a mayores niveles de autonomía sobre el propio carácter y sobre los aspectos que pueden aportar mayores cotas de felicidad y plenitud.

sli1

La sociedad en general, el mundo laboral, nuestro entorno más cercano, se encuentran en un proceso continuado de transformación y de cambio. Como individuos, nos encontramos inmersos en una realidad cada vez más compleja, que demanda más de nosotros mismos. La prisa, la complejidad, la avalancha de estímulos e información puede saturarnos, alterarnos, crearnos problemas de estrés, de ansiedad, etc. A veces, esta problemática viene provocada por la falta de conocimiento que tenemos de nosotros/as mismos/as, lo desconocidos/as que somos de nuestra manera de pensar, de sentir y de actuar. La finalidad de la Terapia Gestalt consiste en crear las condiciones apropiadas para que cada persona pueda desarrollar su propia autonomía, ayudar a que encuentre los medios mediante los cuales poder resolver sus dificultades actuales y futuras con sus propias herramientas, pasando así de depender del apoyo externo al autoapoyo, sosteniéndose a sí misma. Esto posibilitará que la persona se haga responsable de su propia vida y, por lo tanto, de las acciones y decisiones que tome.

La Terapia Gestalt brinda a cada persona la oportunidad de aprender de lo que le está ocurriendo, de darse cuenta de que es su miedo el que más le acerca a la verdad, de aprovechar el momento de descubrir una nueva forma de estar, de ver, oír, oler, tocar y saborear. La terapia individual proporciona el momento de aprender a sentir y pensar en una nueva vida llena de oportunidades y con espíritu emprendedor, tomando el valor necesario para afrontarla, aprovechando la oportunidad de madurar y crecer, abandonando todas esas ideas negativas, perjudiciales y paralizantes.
A través de una serie de encuentros, paciente y terapeuta crean un espacio terapéutico cuyo objetivo es favorecer el descubrimiento de modos de funcionamiento que se han quedado obsoletos y que es necesario comprender y aceptar para dejar de luchar contra ellos y reutilizar esa energía en nuevos modos de relación. Un trato especializado, profesional y, sobre todo, humano puede ayudar acompañando en esos momentos difíciles (duelo, depresión, ansiedad, fobias, insomnios, problemas relacionales, estado de ánimo alterado, problemas conductuales, etc.), en los que la palabra crisis puede significar oportunidad.

Frecuencia y duración: En general, las sesiones de terapia individual tienen una frecuencia semanal y la duración del tratamiento dependerá básicamente de la demanda del/ de la paciente. Conforme se va profundizando en el abordaje terapéutico, la sintomatología va remitiendo, desapareciendo en la medida en que el/la paciente va indagando y trabajando sobre sí mismo/a y su modo de relacionarse con los demás, haciéndose cargo de su propia experiencia, de sus acciones y de su capacidad de elegir. En otras ocasiones, en que la persona está más interesada en resolver una situación de crisis o un conflicto concreto, y no tanto en realizar un trabajo de profundización, la frecuencia de las sesiones es variable y la duración del tratamiento es más corta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Cuando clique en "aceptar" desaparecerá este mensaje ACEPTAR
Share This